NOTAS

Libertad de Expresión y Defensores/as de DDHH

14 de octubre de 2014
 
Por Ada Villarreal Alemán

Durante el encuentro Centroamericano de Periodistas Comunitarios y Defensores/as de DD HH “por el derecho a la comunicación” se analizó el estado del arte de la libertad de expresión en la que se afirma que la libertad de expresión es un derecho universal, pero a la vez el riesgo de la libertad de prensa  que viven periodistas y comunicadores/as al igual que defensores/as de derechos humanos.

Realidades de la libertad de expresión y de prensa

La experiencia desde el observatorio de medios de la universidad La Sabana de Colombia refiere su director y fundador Juan Carlos Gómez que existe una preocupación vista desde el informe de derecho humano destacando a la violencia, la agresión, los ataques que sufren periodistas y defensores/as de derechos humanos de todos los medios de comunicación. Esta violencia genera silenciamiento en todos los países de Latinoamérica, la falta de investigación y esclarecimiento genera un silencio, y distorsión importante; hecho que ocurre en sectores fueras de la ciudad sobre todo a radialistas comunitarios. A la vez genera un ataque a la vida e integridad física efecto del silenciamiento, nadie tiene que ser un héroe, indica Gómez.

En esta misma sintonía Edison Lanza Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH, afirma que están recibiendo denuncia sobre algunos  fenómenos como es la respuesta estatal de organismo de protesta, tendencias agresivas, el uso abuso de la fuerza por parte de la policía, restricciones al derecho a la asociación, obstáculo a la protesta pública, restricciones de usar las plazas públicas y, finalmente la vigilancia de las organizaciones de forma masiva que permiten las tecnologías.

La situación de Honduras expuesta por Manuel Torres periodista argumenta que los medios construyeron una narrativa de evasión cuando se hace el golpe del estado, produjo dos burbujas una evasiva, peyorativas, la otra buscar el mensaje en la web-radios comunitarias; este genera un ambiente desfavorable a la libertad de expresión desde los periodistas/comunicadores/as. No hay consensos siendo el miedo la intimidación un buen negocio.

El camino a seguir

En estos escenarios la libertad de expresión y de prensa, si es posible hacer mejoras, Gómez hace un llamado a “denunciar, no callar, si somos más lo que sumamos voces puede ser más efectivo el cambio”; Lanza destaca la publicación del CIDH como elementos que pueden abonar a la solución, en estas:

  1. Promoción de los derechos sociales
  2. Que las autoridades adopten un discurso público que contribuya a reducir la violencia
  3. La necesidad que los estados capaciten sobre los medios de comunicación, tienen que ser visto como imparciales ante las fuerzas policiales
  4. El derecho a sus archivos y apuntes a revelar es una violación hacia los periodistas y comunicadores/as-defensores de derechos humanos
  5. Los estados tienen la obligación de proteger  a periodistas y comunicadores/as ante la violencia.

Sumamos a ello una ruta que podría asumirse como la organización, la denuncia, el trabajo conjunto, voluntades y unidad en la región latinoamericana.