NOTAS

La palabra siempre viva

1 de marzo de 2016

En ocasión del día nacional del periodismo, la Asociación Mundial de Radios Comunitarias, AMARC Nicaragua, considera necesario reflexionar sobre la responsabilidad social que tienen los hombres y mujeres de prensa de entregar información de calidad a la población. Parece una tarea fácil, pero el entorno impone retos al periodismo y a los medios de comunicación donde trabajan.

 

Actualmente el periodismo nicaragüense enfrenta desafíos más allá del quehacer acostumbrado en la búsqueda diaria de la información, debido al asedio de algunos sectores en la sociedad. Esta realidad enfrenta cada día a los hombres y mujeres de prensa con los grupos económicos y políticos, sin dejar fuera a la delincuencia organizada que también apuesta al silencio del sector.

 

Son muchas las dificultades que pueden identificarse en el afán de ejercer el periodismo, no obstante, el ejercicio de un periodismo responsable debe apuntar siempre hacia un pensamiento independiente, capaz de integrar en cada producto noticioso esa pluralidad de voces y rostros que enriquecen la información.

 

No se trata de discutir teorías sino de construir propuestas orientadas hacia una comunicación comprometida con las necesidades de las personas. Es así como puede alcanzarse de manera efectiva una comunicación participativa, donde prevalecen las necesidades, demandas, anhelos y propuestas de toda la comunidad.

 

El periodismo debe luchar, desde sus propuestas, por la satisfacción de las necesidades de comunicación de sus audiencias y nunca pretender la manipulación de los contenidos para congraciarse con grupos económicos o políticos. Debe ser la misma comunidad esa fuente inagotable de propuestas para la construcción de una agenda participativa y para lograrlo solamente basta una conciencia cada vez más ciudadana.

 

El periodismo puede abordar temas simples, pero nunca la brevedad debe suprimir la necesaria pluralidad de voces. El sentido comunitario facilita la relación entre periodistas y comunidad, porque las personas encuentran en los medios una trinchera para conocer y defender sus derechos.

 

Una reflexión sobre la responsabilidad periodística pasa primero por la autocrítica y nunca por la autocensura, permite el debate de ideas y nunca reprime la diversidad de voces, promueve la conciencia ciudadana y evita convertirse en herramienta para la represión. Periodismo es tantas cosas al mismo tiempo, pero nunca debe perder su propia humanidad.

 

La sensibilidad periodística es necesaria para garantizar ese rostro humano en la noticia, pero sólo puede alcanzarse siendo conscientes de la importancia que tienen los procesos de formación permanentes. Ser periodista tiene un profundo significado y constituye una verdadera vocación, una pasión y un compromiso con la libertad de expresión y el derecho a la comunicación.

 

Los medios comunitarios, a pesar de las adversidades, celebran al periodismo nicaragüense, especialmente a aquel comprometido con las agendas locales de una comunidad global. ¡Que permanezca siempre viva la palabra en la diversidad de voces del país!.

 

¡Feliz Día nacional del periodismo!